La imagen no esta disponible
DOS VECINOS
Y UN DESTINO
DOS VECINOS
Y UN DESTINO
EAST MIDLANDS DERBY
EAST MIDLANDS DERBY
Slider
 
 

       
NOTTINGHAM Y DERBY, DERBY Y NOTTINGHAM. SOLO 25 KILÓMETROS SEPARAN DOS LUGARES TAN CARACTERÍSTICOS Y SIMILARES A LA VEZ. UN FUERTE EMPLEO INDUSTRIAL GOBERNADO POR UNA AUTORIDAD UNITARIA ES UNA DE LAS PRINCIPALES COINCIDENCIAS DE ESTAS POBLACIONES DE LA REGIÓN INGLESA DE EAST MIDLANDS. LA CLASE OBRERA DESTACA POR ENCIMA DEL RESTO Y TANTO NOTTINGHAM COMO DERBY, CADA UNA CON SU ENCANTO, RESPIRAN HISTORIA POR CUALQUIER RINCÓN DE SU CIUDAD. SIN EMBARGO, LO QUE MÁS LES UNE Y DIFERENCIA NO PODÍA SER OTRA PASIÓN QUE LA DEL FÚTBOL. CONCRETANDO UN POCO MÁS, HABLAMOS DE DERBY COUNTY Y NOTTINGHAM FOREST, CLUBES QUE CONTINÚAN SIENDO VERDADEROS CLÁSICOS DEL FÚTBOL INGLÉS. UNA RIVALIDAD MUY PARTICULAR, CREADA A TRAVÉS DE UN HISTÓRICO BRIAN CLOUGH, Y QUE PARALIZA A SENDAS CIUDADES EL DÍA DEL PARTIDO PARA VIVIR LA FIESTA DEL DERBI DE LAS TIERRAS MEDIAS DEL ESTE.
 
 
Juan Luis RODRÍGUEZ
 

   
 
 
 
El duelo entre Derby County FC y Nottingham Forest FC es más que conocido en toda Inglaterra. Pero esta rivalidad entre carneros y rojos es relativamente moderna, ya que proviene concretamente de la década de los años setenta. Aunque la proximidad geográfica parezca el motivo más evidente por el que existe este enfrentamiento, la realidad es bien distinta. El fichaje por el Forest de Brian Clough, el técnico que había hecho historia anteriormente con el Derby County, sería el gran detonante entre los dos equipos de las Midlands del Este. El legado de Clough desencadenó una feroz rivalidad que se magnificaría aún más en los años ochenta, cuando un grupo de ultras del Derby junto con hinchas del Leicester City FC –también guardan una gran enemistad con el Forest– arrasaron el centro de la ciudad de Nottingham. La cuenta se saldó con 60 detenidos. Desde entonces hasta hoy, la confrontación entre ambos conjuntos se ha convertido en uno de los partidos más conocidos del fútbol británico, con una serie de peculiaridades que lo hacen diferenciarse del resto. Para explicar realmente la experiencia del derbi de las East Mindlands debemos comenzar explicando la tradición y la idiosincrasia de dos clubes con más de ciento treinta años de historia.
 
  
  
  
 
 
   
 
El viaje empezará en el lugar donde se celebró el primer East Midlands derby de la historia: el County Cricket Ground. Este recinto albergó los partidos del Derby County FC hasta 1895, año en el que se mudaría al Baseball Ground. El equipo de los carneros –conocidos en Inglaterra como 'The Rams'– había nacido en 1884 como una rama del Derbyshire County Cricket Club. Después de una serie de amistosos, debutaría en competición oficial en la FA Cup de 1885 y sería uno de los doce clubes que disputarían la primera edición de la Football League en la temporada 1888/89. Por su parte, el Nottingham Forest FC se encuentra en el top-ten de los clubes más longevos de toda Inglaterra, pues sus inicios datan de 1865, cuando fue fundado también con un carácter polideportivo. 'The Tricky Trees' integraron las tres ediciones de la Football Alliance, finalizando como vencedores en la última de ellas (1891/92). En condición de campeones y tras la fusión de la Football League y la Football Alliance, fueron invitados a unirse a la recién formada First Division. Así pues, el primer encuentro entre Derby y Nottingham se produjo en la temporada 1892/93. El 1 de octubre de 1892, el County Cricket Ground fue testigo de cómo el Nottingham Forest se llevaba aquel duelo de rivalidades (2-3). Habría que esperar hasta el 8 de septiembre de 1894 para poder ver una victoria del Derby County (4-2). El enfrentamiento más importante entre estos vecinos llegaría el 16 de abril de 1898, en la final de la FA Cup. En el Crystal Palace National Sports Centre, los de Nottingham se impusieron con dos goles de Arthur Capes y otro de John McPherson, alzándose con el primer título copero de su historia (3-1). A partir de entonces, los dos equipos seguirían caminos muy similares. Ambos frecuentaron la zona media de la clasificación liguera hasta comienzos del siglo XX, cuando vivirían sus calvarios particulares. Los rojos consumaron el descenso a la Second Division en la temporada 1905/06, mientras que los blanquinegros lo harían justo un año después.
 
 

La senda de los carneros 
 
El infierno de catorce años que había vivido el Derby County FC llegaría a su fin con la vuelta a la máxima categoría del fútbol inglés, que se prolongaría un poco más debido al estallido de la Primera Guerra Mundial. A pesar de ese regreso a la élite, los carneros emprenderían una trayectoria repleta de vaivenes, descendiendo y ascendiendo varias veces en pocos años. En este contexto tan tumultuoso 
aparecería la primera leyenda. Desde el año 1892, el Derby había contado en su ataque con un verdadero killer del área, quien sería máximo goleador en la historia del club y –para muchos– un desconocido en el mundo del fútbol. Se trataba de Steve Bloomer. Tal es la dimensión de este futbolista que hablamos del segundo máximo anotador de la historia de la Football League con 317 goles. Su legado en Derby es inigualable. Más que un jugador, es conocido casi como un ser mitológico. Como curiosidad, Bloomer también llegó a jugar hasta para el equipo de béisbol del Derby County. Además, el propio club tiene un himno en su honor –Steve Bloomer Watchin'– y un busto en su coliseo actual, el Pride Park Stadium. En la décadas de los años veinte el equipo volvería a consolidarse en la First Division y ya en los años treinta se convirtió en uno de los mejores del campeonato, quedándose a las puertas de lograr el título en dos ocasiones en las que fue segundo (1929/30 y 1935/36). "Estábamos demasiado centrados en el ataque para ganar la liga. Otros clubes eran mejores para conservar el resultado en partidos apretados", argumentaba el extremo diestro Sammy Crooks. Toda esta situación quedaría en segundo plano en la Segunda Guerra Mundial, puesto que el fútbol no regresaría al verde hasta 1945. Esta primera campaña tras el conflicto sería inolvidable para la afición blanquinegra: el 27 de abril de 1946, el Derby se proclamaría campeón de FA Cup al vencer en la prórroga al Charlton Athletic FC (4-1). De esta forma, los rams conseguirían por fin estrenar su palmarés. Nadie más autorizado que el capitán Jack Nicholas, con veintiún temporadas al servicio de la entidad, podría levantar el trofeo en el mítico Estadio de Wembley, dando comienzo a un ciclo que se antojaba muy prometedor.
 
La plantilla del Derby County fue poco a poco descomponiéndose tras la consecución del título copero. En el año 1953, el equipo descendió después de casi tres décadas. Al menos, este paso atrás permitiría que los espectadores disfrutaran de nuevo de un derbi que no vivían desde 1936. Más vale que hubiera seguido siendo así para los carneros, que durante este breve lapso perderían los cuatro duelos que disputaron contra sus vecinos del Nottingham Forest. Dos años más más tarde, tocaron fondo bajando por primera vez en su historia a la Third Division. Sin embargo, resurgieron de sus cenizas de la mano del técnico Harry Storer para reposicionarse rápidamente en la Second Division. La alegría no fue completa porque al mismo tiempo en Nottingham también celebraban un ascenso, aunque a First Division. Una vez que Tim Ward tomó las riendas del banquillo, el Derby se fue afianzando en la categoría de plata. El que fuera futbolista blanquinegro se enfrentaba a una situación económica delicada, teniendo problemas algunos directivos y viéndose obligado a fichar muchos futbolistas a bajo coste. "El trabajo ha sido el más difícil que he tenido y la escasez de dinero ha sido frustrante", declararía posteriormente. Ward no pudo devolver a los suyos al sitio que merecían, pero incorporó jugadores que marcarían una época en el club como el portero Colin Boulton, el defensa Peter Daniels, el centrocampista Alan Duran y el delantero Kevin Hector.
 
  
 
 
 
 
 
En el verano de 1967, el destino del Derby County cambiaría para siempre. La situación de la entidad era insostenible, tanto deportiva como institucionalmente. La directiva encabezada por el presidente Sam Longson era muy criticada por la mayoría de la afición, puesto que el club llevaba diez temporadas consecutivas en Second Division y, además, rozaba la penuria económica. El ex futbolista Len Shackleton, que entonces trabajaba como periodista al noreste de Inglaterra, recomendó al club que firmara al entrenador del Hartlepools FC, que había acabado como octavo clasificado en la cuarta categoría del fútbol inglés. Aquel tipo era Brian Clough y con su llegada al banquillo el viento comenzaría a soplar a favor de los carneros de una manera espectacular. Desde el momento en el que aterrizó, el técnico de Middlesbrough mostró una actitud arrogante y prepotente: "Roma no se construyó en un día. Pero yo no estaba en ese trabajo en particular". No entendía el fútbol de otra forma que no fuera desde una perspectiva de dominio absoluto del balón y siempre besando la hierba. "Si Dios hubiera querido que jugáramos al fútbol en el cielo, le habría puesto césped", explicaba en una defensa a ultranza de su estilo de juego, una frase que se haría popular en todo el país. En su primera campaña, cumplió el objetivo mínimo exigible de la permanencia, estableciendo ya la que sería la columna vertebral del equipo con futbolistas que él mismo había incorporado como el defensa Roy McFarland (Tranmere Rovers FC), el carrilero zurdo Alan Hinton (Nottingham Forest FC) o el delantero John O'Hare (Vancouver Royal Canadians). Además, Clough hizo limpieza en prescindiendo de once jugadores, así como despidiendo al secretario del club, el jardinero, el jefe de ojeadores y a dos señoras a las que descubrió riéndose tras una derrota.
 
 
El inicio de una nueva era
 
Después de un año de adaptación, Brian Clough iba a coger el timón deportivo del Derby County FC planificando una plantilla moldeada a su gusto. El presidente del club y multimillonario Sam Longson se ajustaría a los deseos del entrenador, aunque esto le supusiera más de un disgusto. Un claro ejemplo había sido el delantero Alan Hinton, fichado por 30.000 libras tras unos años muy flojos en el Nottingham Forest. Los vecinos no dejaban de decir que el Derby "pronto pediría que se le devolviera el dinero". Para sorpresa de muchos, Hinton acabaría siendo uno de los referentes goleadores de aquel equipo. Sin ser tan caro (7.500 libras), también sorprendió el fichaje de John McGovern, un joven y prometedor centrocampista que Brian quiso repescar de su antiguo club, el Hartlepools FC. Más llamativo aún sería el caso de Dave Mackay, un extremo zurdo muy reconocido en Inglaterra y todo un mito en el Tottenham Hotspurs FC. Dave no estaba muy por la labor de sumarse al Derby, pues a sus 32 años solo pensaba en regresar a su Escocia natal en busca de su retiro profesional. Sin embargo, para Clough nada era imposible y convenció a Mackay convirtiéndolo en el futbolista mejor pagado del país. En aquel momento, a Sam Longson no le hizo mucha gracia abonarle al futbolista 14.000 libras anuales, algo inaudito por entonces. Todo pasa a ser ya una auténtica locura cuando Clough le comunica a Mackay que jugaría como líbero, una posición que no había ocupado nunca en su carrera. Esto causó cierto recelo en el futbolista, aunque acabó adaptándose a la idea de su entrenador. El tiempo pronto le daría la razón al bueno de Brian. En esta segunda campaña (1968/69), el Derby County conseguiría el ascenso a la First Division con su Dave Mackay como flamante mejor jugador de la temporada
.
 
 

 
 
 
 

 
En su regreso al primer nivel (1969/70), el Derby County completaría una magnífica campaña, iniciando la misma con 13 partidos seguidos sin conocer la derrota. El 29 de noviembre de 1969, se reencontró con el Nottingham Forest tras catorce años, siendo derrotado en el duelo de la primera vuelta (0-2) y vengándose en el de la segunda (1-3). Los carneros fueron cuartos en la clasificación, aunque una sanción por impagos les impidió participar en competición europea. Mientras tanto, Brian Clough seguía reclutando futbolistas, entre los que hay que destacar a Archie Gemmill (Preston North End FC), Colin Todd (Sunderland FC) y Terry Hennessey, también llegado desde Nottingham. El Derby County daría un paso atrás al año siguiente finalizando el campeonato en novena posición, aunque otra vez por encima de sus vecinos, décimo sextos en la tabla. El encuentro particular entre ambos volvió a resolverse de la misma forma, con una victoria para cada uno. Después de aquel curso, Dave Mackay dio por terminada su etapa en el equipo. Esta vez, Clough apostaría por darle continuidad a la mayoría de la plantilla. El juego del equipo se basaba en un esquema 4-4-2 compuesto por un bloque bien organizado, que siempre buscaba ser protagonista con el balón y acumulaba muchos efectivos en el centro del campo. El grupo se conocía bastante bien y los conceptos ya estaban asimilados. Solo hacía falta seguir dando el máximo para que empezaran a llegar los éxitos. El primero sería la Watney Cup de 1970, un torneo que se disputaba entre los conjuntos más anotadores de cada división. Según las palabras de Clough, él había hecho casi todo el trabajo y los buenos resultados dependerían en gran parte de sus futbolistas: "Los jugadores pierden los partidos, no las tácticas. Se habla mucho de las tácticas por parte de personas que apenas saben cómo ganar al dominó". . 
 

En la temporada 1971/72, dos años después de su retorno a la máxima categoría del fútbol inglés, el Derby County iba a hacer historia con Brian Clough en el banquillo. La alineación tipo solía ser Colin Bulton; Ron Webster, Rory McFarland, Colin Todd, John Robson; John McGovern, Archie Gemmill, Alan Durban, Alan Hinton; John O'Hare y Kevin Hector. Cada futbolista conocía perfectamente su labor. Prueba de ello fueron los goles, repartidos sobre todo entre Hinton (20), O’Hare (17), Hector (17) y Durban (12). Los blanquinegros perdían pocos partidos, aunque acumulaban demasiados empates, no en el East Midlands derbi donde volvieron a imponerse a domicilio (0-2). A final de año, en la vigésimo tercera jornada liguera, sufrieron una contundente derrota ante uno de los candidatos al título como era el Leeds United FC (3-0). Aquel momento sería un punto de inflexión en la temporada. Clough decidió criticar duramente la mala actuación de sus jugadores y causó el efecto deseado; a partir de entonces, empataron 3 encuentros, perdieron otros 3 y ganaron el resto de ellos. En mitad de esta gran racha, aumentaron su confianzan ganando la Texaco Cup, una competición entre clubes ingleses, escoceses e irlandeses. Además, rompieron un dato negativo que perduraba desde hacía treinta y seis años: doblegar al Nottingham Forest en el Baseball Ground (4-0). Con una igualdad extrema en la pelea por el título, un gol de McGovern les daba la victoria en la última jornada ante el Liverpool FC (1-0). Aun así, los derbeians aún dependían de los partidos que les quedaban por disputar al Leeds United y al propio Liverpool. Para escapar de la presión, Clough se fue de vacaciones con su familia a las Islas Sorlingas, y su inseparable segundo al mando, Peter Taylor, se fue a Mallorca junto con toda la plantilla. Leeds necesitaba un empate y Liverpool una victoria para adelantar al Derby. Ninguno lo consiguió. Así pues, el Derby County se alzaría con la primera Football League de toda su historia.
 
 
 
 
 
 
 
La carismática personalidad de Brian Clough alimentó el entusiasmo de sus fans y transformó del Derby County una gran familia. A diferencia de casos como el maravilloso Leicester City FC de Claudio Ranieri, campeón inglés en el año 2016, aquel equipo no se vino abajo y continúo agrandando su historia deportiva. En la temporada 1972/73, los carneros no pudieron revalidar el título de liga y bajaron hasta la séptima posición. Sin embargo, firmaron un papel notable en la Copa de Europa, eliminando a FK Zeljeznicar Sarajevo (2-0 y 1-2), SL Benfica (3-0 y 0-0) y FC Spartak Trnava (1-0 y 0-2). No caerían hasta semifinales, quedando apeados por la Juventus FC tras una actuación arbitral muy polémica (3-1 y 0-0). "Yo no hablo con putos tramposos de mierda", así de claro compareció ante los medios de comunicación el técnico inglés tras ser cuestionado por el partido, acusando a los italianos de haber comprado a los árbitros. Meses más tarde, el cuadro blanquinegro volvería a estar entre los candidatos al título liguero gracias a un inicio de curso magnífico. Entonces todo se torció. La relación entre presidente y cuerpo técnico estaba ya bastante deteriorada, sobre todo porque el entrenador seguía negociando algunos fichajes a sus espaldas. Sam Longson se hartó de Clough y propuso su cese en el cargo, aunque no obtuvo el apoyo suficiente del consejo. Después de recibir duras críticas por parte de otros miembros de la directiva, Brian Clough y Peter Taylor presentaron su dimisión el 15 de octubre de 1973. Esta decisión trajo cola. La plantilla escribió un comunicado dirigido a Longson para pedir que se revirtiera la situación, mientras que la afición se movilizó con numerosas manifestaciones y organizando la campaña Bring Back Clough. Todo fue en vano; Brian Clough puso fin a su gloriosa etapa en el Derby County dejándolo tercero en la tabla.
 
 
La herencia del campeón
  
Sería precisamente uno de los héroes del ascenso Dave Mackay, quien se haría cargo de la parcela técnica del Derby. Mackay, procedente del Nottingham Forest, aprovechó el bloque ganador que ya existía y le imprimió un carácter algo más ofensivo. En su segunda temporada (1974/75), consiguió repetir el éxito de Brian Clough y llevó al Derby a su segundo título liguero. Pero tras un cuarto puesto en la 1975/76, la mala racha de resultados volvió a llegar. En noviembre de 1976, al igual que pasó con Clough, Mackay sería cesado de su cargo solo dieciocho meses después de que el Derby ganara la liga. Un entrenador de la casa como Colin Murphy relevó a Mackay sin suerte y el Derby entraría en una espiral negativa de la que nunca se ha recuperado del todo. Por su parte, Brian Clough no encontraría la suerte ni en el Brighton & Hove Albion FC primero ni en el Leeds United más tarde. Todo parecía perdido para Clough, pero el Nottingham Forest -en Second Division- se cruzaría en su camino para catapultar su carrera de forma meteórica. Brian dio un paso hacia atrás para dar dos hacia adelante y sembrar una histórica rivalidad entre County y Forest.
 

  
 
  
 
 
El nacimiento de una rivalidad histórica
 
La ciudad de Nottingham, enviada hacia el estrellato gracias a las aventuras de Robin Hood, es uno de los lugares con más encanto y a la vez más pobres de todo el Reino Unido. Estas dos caras de la moneda distinguen a esta peculiar ciudad, donde a la clase media le cuesta llegar a fin de mes y donde se respira un ambiente frío hasta el punto de rozar la depresión. Sin embargo, La reina de las Midlands tiene un motivo de peso para ilusionarse. En tiempos pasados sus corazones se encontraban rebosantes de alegría, y todo gracias a un equipo de fútbol, el Nottingham Forest. 'The Tricky Trees' ('Los árboles astutos') se encuentran en el top-ten de los equipos más longevos de toda Inglaterra, pues su fundación data de 1865. No obstante, pese a ser uno de los más antiguos del fútbol británico no puede decir que sea pionero en su ciudad. El Notts County FC nació tres años antes. Es importante reseñar la rivalidad entre ambos conjuntos, puesto que es muy diferente a la que se vive con el Derby County. De hecho, el Notts County siempre ha vivido a la sombra del Forest. Hasta la década de los 50 las fuerzas estaban muy igualadas, pero después se abriría una gran brecha deportiva que llega a nuestros días y cuya rivalidad se caracteriza por ser muy sana.
 
El Nottingham Forest se había consolidado recientemente en la Second Division, aunque ya albergaba dos FA Cup (1898 y 1959). Después de dos años irregulares, Brian Clough firma por un equipo de capa caída y que vagaba sin rumbo. Junto con él también aterrizan su mano derecha, Peter Taylor, y dos de sus jugadores claves en el Derby, John O'Hare y John McGovern. En su primera temporada completa como técnico de los rojos, Clough clasificó al equipo como octavo, y en su segunda lo ascendió a la First Division. Uno de los milagros más brillantes y conocidos del fútbol europeo estaba por venir. Brian Clough y Peter Taylor realizaron fichajes muy importantes que dejarían huella en la historia del fútbol inglés como Peter Shilton (Stoke City FC), David Needham (Queens Park Rangers FC), Archie Gemmill (Derby County) o Kenny Burns (Birmingham City FC). Este último sería otro fichaje cargado de polémica, pues Peter Taylor asesguraba que la fama de bebedor y ludópata de Burns era muy exagerada. Para colmo, Clough retrasó al jugador de la delantera a la defensa. Kenny Burns acabaría siendo nombrado mejor futbolista de aquel año.
 
Brian Clough recuperaría el cartel de entrenador que se había forjado en Derby. Gracias a un buen fútbol no exento de físico y solidaridad defensiva, sorprendentemente el Nottingham Forest mantuvo el pulso con el gran Liverpool durante la campaña 1977/78. Finalmente, conseguiría hacerse con el título de campeón de liga, aventajando en siete puntos a uno de los mejores Livepool de la historia. Además, también superaría a los reds en la final de la Copa de la Liga. Clough había vuelto a llevar a un club modesto a lo más alto del fútbol inglés, estableciendo la increíble marca de 42 partidos imbatido entre noviembre de 1977 y noviembre de 1978. 
En el verano de 1978, los tricky trees se hicieron con el flamante y peculiar fichaje de Trevor Francis a cambio de un millón de libras, el más caro de la época. Francis procedía del Detroit Express de la North America Soccer League (NASL), donde jugaba cedido por el Birmingham City. Una apuesta muy del estilo de Clough y que comenzaría de la peor manera. El atacante inglés tuvo una grave lesión en el tendón de Aquiles y no llegó a debutar ni siquiera en Copa de Europa. Cansado de las críticas y de los medios de comunicación, Francis decidió responder a un periodista que preguntaba sobre su vuelta a los terrenos de juego: "Debutaré en Múnich, anotaré un gol y seremos campeones".
 
  
   
  
 
  
 
 
 
 
El Nottingham Forest se había convertido en una pesadilla para sus rivales, especialmente para el Liverpool FC. En una edición de la Copa de Europa en la que defendía título, el Liverpool caería en primera ronda ante su bestia negra de Nottigham. Los hombres de Clough vencerían a AEK Atenas FC, Grasshopper CZ y FC Colonia para plantarse en la final ante el Malmö FF. En esa temporada todos los deseos se convertirían en realidad para el Forest. Tras estar casi un año en el dique seco, Trevor Francis anotó el solitario gol de la final que supondría la primera 'Orejona' para el equipo del City Ground (1-0). Aquel 30 de mayo, el Olímpico de Múnich veía cómo el Nottingham Forest se convertía en el primer equipo -junto al Real Madrid- en ganar la Copa de Europa en el año de su debut en la competición. Además, volvió a levantar la Copa de la Liga y quedó segundo en la Football League tras un Liverpool que por fin respiraba un poco. Como era de esperar, la temporada siguiente se presentaba aún más ilusionante para el cuadro de Clough, puesto que tenían una base construida de buenos jugadores y con una filosofía muy marcada por el preparador inglés.
 
En la campaña 1979/80, el Nottingham Forest tampoco pudo pelear por el título de liga -acabó como quinto clasificado-. Sin embargo, repetiría hazaña en Europa. Por su camino caerían Östers IF, FC Arges Pitesti, Dinamo de Berlín y Ajax de Ámsterdam. Esta vez, se proclamaría
campéon de Europa en el Estadio Santiago Bernabéu y a costa del Hamburgo SV, que venía como uno de los clubes más importantes de Alemania y donde militaba la leyenda red Kevin Keegan. De nuevo un solo gol de diferencia, esta vez de John Robertson, bastaba para mantener el ansiado trofeo en Inglaterra (1-0). El Forest se convertía así en el primer equipo en la historia en ganar más Copas de Europa que campeonatos de liga. Además, sería capaz de sumar otro título continental tras ganarle al FC Barcelona en la final de la Supercopa de Europa (1-0 y 1-1). Brian Clough y Peter Taylor habían hecho del modesto club de Nottingham una leyenda. Ambos habían tomado las riendas del equipo desde lo más bajo y lo habían llevado a la gloria, superando incluso lo que ya hicieron con el Derby County. Tanto Clough y Taylor como los jugadores Gemmill, McGovern y O'Hare habían sido campeones de Inglaterra con el Derby y campeones de Inglaterra y Europa con el Nottingham Forest.
 
El arranque de la década de los años 80 supuso la noticia más negativa para el Nottingham Forest, ya que todo el sueño que estaba viviendo sería tan maravilloso como efímero. Se produjeron ventas de jugadores importantes (Shilton, Robertson, Lloyd, McGovern, Burns, Francis, O'Neill...) y la salida del fiel ayudante de Clough, Peter Taylor, fue el detonante para la crisis del club de 'El Bosque'. Brian se mantuvo 11 temporadas más en el cargo, pero lo máximo que obtuvo el equipo fue la Copa de la Liga dos veces consecutivas (1989 y 1990) y alcanzar unas semifinales de la Copa de la UEFA. El preparador inglés tocaría fondo en la última campaña y media, ya que octubre de 1990 se produjo la muerte de Taylor, provocando que Clough se adentrara de lleno en el alcoholismo. "Para Peter. Todavía te añoro. Una vez dijiste: "Cuando recibas un disparo de mí no habrá más risas en tu vida". Tenías razón". Así de roto se mostraba el legendario entrenador del Derby County y del Nottingham Forest tras la muerte de su mayor apoyo durante toda su carrera. En 1992, Brian Clough puso fin a una vinculación con el Nottingham Forest de dieciocho años, dejando al club en la temida segunda división (denominada ya Football League First Division) y en una tremenda montaña rusa deportiva e institucional.
 
 
 
  

    
 
 
El derbi de las Midlands del Este
 
Una vez contextualizada la trayectoria de ambos equipos, adentrémonos en las entrañas del llamado derbi de las Midlands del Este. Este enfrentamiento se dio por primera vez en 1892, cuando el Nottingham Forest se llevó la victoria en un partido muy igualado y vibrante que finalizó 2-3. Por aquel entonces, la confrontación era meramente geográfica y el deseo de ambas aficiones se basaba en que su equipo fuese el mejor de las East Midlands. No obstante, cada vez que rams y tricky trees se cruzaban era habitual ver las ventanas de las casas de los alrededores del Baseball Ground plagadas de rejas para evitar daños por las peleas entre ultras en los alrededores. El partido de más trascendencia histórica entre ambos se produjo en la final de FA Cup de 1898. El Derby County llegaba como claro favorito, es más, días antes de esta cita los carneros le habían endosado un contundente 5-0 a los rojos -la mayor goleada en la historia de este derbi-, gracias a un Bloomer insaciable de cara a portería. Más de 60.000 personas asistieron a la final. El choque se disputó en el Crystal Palace Sports Centre, al sur de Londres, e, inesperadamente, el Forest sería el equipo que alzaría el título al cielo de la capital inglesa (3-1).
 
Después de la Segunda Guerra Mundial, hasta una treintena de futbolistas jugarían para ambas escuadras, sobre todo debido a la labor de Brian Clough. Durante su estancia en el Derby County, Clough fichó a Alan Hinton y Terry Hennesse directamente del Nottingham Forest, mientras que Henry Newton y Frank Wignall harían escala en Everton FC y Wolverhampton Wanderers antes de recalar en Derby. En 1975, con el fichaje de Brian Clough por el Forest, se acabaría convirtiendo en unos de los derbis más intensos del Reino Unido. Y es que no son pocos los comentaristas deportivos ingleses que afirman que la rivalidad entre ambos clubes se basa sobre todo en la disputa de a cuál de los dos pertenece el legado de Clough. En su etapa en Nottingham, el mítico entrenador inglés continuaría realizando intercambios entre los dos equipos, incorporando desde Derby a John O'Hare, John McGovern, Archie Gemmill o Colin Todd. Otros ejemplos posteriores serían los de Peter Shilton, John Middleton, John Robertson, Steve Sutton, Steve Hodge, Lars Bohinen, Darryll Powell, Nathan Tyson o Kris Commons. En cuanto a los banquillos también hubo varios cambios llamativos. Cuando Clough fue destituido del Derby County, su reemplazo había sido Dave Mackay, quien ya había jugado para el Derby a las órdenes de Clough y venía de entrenar precisamente al Forest. En el caso de Peter Taylor, después de ser la eterna mano derecha de Clough, sería nombrado primer entrenador del Derby County en 1982. Un continuo cambio de cromos bidireccional.
 
A partir de los años 80, con la rivalidad más latente que nunca, se comenzaron a ver episodios de violencia entre ambas aficiones y el odio era el leitmotiv en un enfrentamiento de alto riesgo, como el que mencionábamos al principio de este reportaje. En esta etapa más moderna, tras la muerte de Brian Clough en 2004, ambas hinchadas han vivido tiempos de reconciliación, sin dejar de lado esa lucha deportiva. A partir de 2007, en memoria de Clough se creó un trofeo que no tiene valor oficial pero sí sentimental. El Trofeo Brian Clough es otorgado al ganador de cada derbi de las Midlands del Este. Una especie de homenaje para un técnico que cambió la historia de ambos clubes y que ha marcado para siempre Derby y Nottingham. Un tramo de la autovía que separa a ambas ciudades lleva su nombre, alrededor de ambos estadios, tanto del Pride Park Stadium como del City Ground, hay levantadas estatuas en su honor, e incluso también da nombre a una de las gradas del Nottingham Forest. Para los seguidores de ambos conjuntos esta rivalidad es única. En los últimos años se realizó un estudio que mostraba que nueve de cada diez seguidores ven este partido como el de mayor rivalidad para sus respectivos equipos.
 
  
 
 

  

 
Nottingham también se encuentra el Notts County, pero para los fans del Forest su mayor adversario es el Derby County. La franqueza de Brian Clough también ha alimentado mucho esta rivalidad, ya que siempre ha manifestado que Derby es una ciudad de fútbol, donde se respira más este deporte que en Nottingham. Pese a que las máximas cotas deportivas las alcanzaría en el Forest, el mánager no se escondía para señalar el lugar donde estuvo más cómodo. Hoy día, las aficiones de ambos clubes siguen intentando destacar sobre la otra y ser la ciudad que reine deportivamente en las Midlands del Este. Estas declaraciones de Brian Clough resumen perfectamente la creación de esta rivalidad y lo que viven ambas aficiones cuando se enfrentan Nottingham Forest y Derby County: "No diré que soy el mejor entrenador, pero sí que estoy en el número uno". No se puede saber con exactitud si Clough ha sido el mejor entrenador, ya que ha logrado éxitos deportivos en forma de milagros y también ha tocado fondo por su mala vida. Sin embargo, no cabe duda que es el número uno. Lejos queda el 'Special One' José Mourinho, con el que muchos comparan. El inglés lograría crear el partido del año para dos ciudades, cuyo mayor objetivo es ganar el trofeo que lleva su nombre para ser el mejor equipo de las Midlands del Este.
 
 
Un declive a partes iguales
 
En la época moderna sendos clubes quedan muy lejos de los éxitos logrados en el pasado. Ninguno aspira a levantar títulos o desplegar un buen juego, ya que ni siquiera son capaces de encontrar cierta estabilidad cuando llegan a Premier League. Su historia y sus aficiones son los mayores patrimonios que les quedan tanto a Derby County como a Nottingham Forest, puesto que en el plano deportivo viven en una catarsis que aún no han logrado superar. Tampoco parece que esta irregularidad futbolística se vaya a disipar a corto plazo. Un claro ejemplo es la temporada 2007/08. Mientras que los rojos quedaron segundos en la English Football League One (tercera división), los carneros se convirtieron en el peor equipo en la historia de la Premier League, sumando 11 puntos y una sola victoria en toda la campaña. Por un lado, el Derby County plagado de problemas financieros, acabaría siendo un equipo ascensor entre Premier League y Championship. Por otro lado, el Nottingham Forest estaría más de una década sin jugar en la élite, luchando más por mantener la categoría de plata que por el ascenso. En los últimos tiempos los dos clubes se han instalado en la Championship. El partido más recordado en estos años fue la victoria del Forest sobre el County en 2010 (5-2). Dicha victoria le valía al cuadro de Nottingham para clasificarse a los play-offs de ascenso, aunque serviría de poco, ya que no le fue suficiente para promocionar a la máxima competición del fútbol inglés.
 
La única luz entre tantas sombras en esta era moderna serían las semifinales de Carling Cup (Copa de la Liga) que disputó el Derby County en la temporada 2008/09. Dirigidos por Nigel Clough (hijo de Brian y quien jugó en el Nottingham Forest), en la ida vencieron al Manchester United FC (1-0), pero los reds devils de Sir Alex Ferguson remontarían en la vuelta (4-2). Después de un continuo cambio de propietarios, el Derby ha encontrado cierta estabilidad económica y ha hecho inversiones importantes en fichajes. Sus objetivos en los últimos años son más ambiciosos respecto a los del Nottingham Forest. Pese a que el nivel futbolístico de ambos equipos ha disminuido de manera considerable, la rivalidad no ha parado de crecer. En 2009, el Forest firmó a Billy Davies -antiguo técnico del Derby-, por lo que la disputa volvería a alcanzar cotas muy altas. Davies decidió pescar en su antiguo club y firmó a Lee Camp, Robert Earnshaw y Dexter Blackstock. Esto no sentó nada bien en la parroquia albinegra, donde muchos fans del County achacaban a los dirigentes del Forest que no buscaran más allá de Derby. Sin lugar a dudas, el duelo entre carneros y rojos se ha convertido en un partido para marcar en el calendario del fútbol inglés, independientemente de la categoría en que militen ambos. Su historia, pasión y rivalidad evidencian que el derbi de las Midlands del Este nunca será un partido más.
 
 
 
 

Light Gallery format is incorrect, path is missing!
 
 

 

E
 
 
 
Joomla Plugins
 
 
Contacto
 
Plaza de Pilatos 5, 2º Izquierda (Sevilla, España)